sábado, 5 de mayo de 2018

Inercia Europea


En mayo del año pasado, con la (inesperada) llegada de Macron a la Presidencia francesa, una refundación de Europa parecía más cercana.

En junio, se anunció que Macron y Merkel habían llegado a un acuerdo para presentar una hoja de ruta para modernizar la UE y la zona euro.

Pero era necesario dejar pasar el verano y esperar a las elecciones alemanas de septiembre para reactivar el eje franco-alemán.

En septiembre,  los resultados de las elecciones alemanas no fueron los esperados: con el ascenso del ultraderechista  AfD (94 escaños) y tras el batacazo del SPD (perdió 40 escaños), Merkel ha tardado casi seis meses en formar Gobierno: La IV Gran Coalición, una de cuyas prioridades era sin duda la refundación de Europa. 




El 18 de marzo de este año, Merkel visita París y se anuncia que "en los próximos meses Francia y Alemania pactarán una 'hoja de ruta' para Europa". 

Pero ahora, además de las divergencias entre París y Berlín, surge otro factor (por no hablar de Trump y de Putin) de inestabilidad: el resultado de las elecciones en Italia, que dieron a dos partidos euroescépticos (la Liga Norte y el Movimiento 5 Estrellas) la mayoría de votos.

En mayo, dos meses después, Italia no ha sido capaz de formar Gobierno. Nadie sabe, pero todo el mundo teme, cómo puede afectar a la refundación de Europa.

En resumen, en cuanto a la refundación europea, un año perdido. Nada tiene de particular que Alberto D´Argenio, corresponsal de La Repubblica en Bruselas, hable de inercia, de inmovilismo, de Una Europa ingobernable.

-------------------------------

Noticias relacionadas:

- Más europeísmo para superar la crisis de confianza de la UE

- Macron seduce pero no convence, en Europa

- Italia se encamina hacia nuevas elecciones al no superar el bloqueo político   

- El nuevo Gobierno de Italia desafía a la UE





3 comentarios:

  1. Es un tanto desesperante que también (también) en la política europea haya un personaje como 'Trump' que pueda tener un peso específico, a veces determinante. Pero así estamos. Y, también, que las políticas de los países europeos dominantes tengan tanto peso en el futuro de Europa.
    Lo has resumido muy bien, y estoy totalmente de acuerdo con tus argumentos.
    ¿Tal vez necesitaríamos un líder político europeísta fuerte?. En todo caso, sigamos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ya casi se nos ha olvidado, Blas, como funcionaba Europa antes de la crisis. Habría que decirle al personal que lo del "diktat" de Merkel es uan cosa reciente, lo mismo que sus políticas de austeridad.
    Cuando yo me incorporé a los temas europeos había una cosa que se llamaba "voto ponderado" y otra llamada "equilibrio institucional". pero hoy esto parece arqueología.
    Siempre he detestado los liderazgos: pobre del país, CCAA o Europa si depende de ellos.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar