jueves, 23 de junio de 2016

Antes del Brexit


Dentro de unas horas, los británicos comenzarán a acudir a las urnas para decir si prefieren permanecer o salir de la Unión Europea.

¿Sería perjudicial para España la salida de Gran Bretaña de la UE? ¿ Y para nuestra Comunidad Autónoma o provincia?

Durante estos últimos días los medios de comunicación están publicando ciertos titulares alarmistas. El otro día, El País se despachaba con el siguiente titular: "El Brexit impactaría en España en la venta de casas, el turismo...".

Al día siguiente, Ideal, un periódico provincial "líder en Andalucía", concreta: "El Brexit dañaría en Granada la exportación de fruta y aceite".


Realmente no comprendo cómo se pueden establecer estos cálculos porque, el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea (TUE) estable que "...la Unión negociará y celebrará con ese Estado (que quiera salir de la Unión) un acuerdo que establezca la forma de su retirada". 

Ni el más iluso seguidor de Nigel Farage se atrevería a firmar, ni hoy ni dentro de los dos años de negociaciones que establece dicho artículo 50, el fin del libre mercado entre Gran Bretaña y la UE.

Está claro que Gran Bretaña rechaza hoy "una unión más estrecha entre los pueblos de Europa" pero, como apuntaba días atrás Jacques Delors, la Unión Europea, con o sin Brexit, debe encontrar una fórmula de encaje para Gran Bretaña...que permita, a aquellos Estados que lo deseen, avanzar hacia una progresiva unión política.


---------

Noticias relacionadas (publicadas después):

- "Si hay algún efecto positivo en el Brexit no lo vamos a saber hasta dentro de diez años"
- Draghi augura un largo periodo de volatilidad de los mercados
- El gobierno británico cree que el proceso del Brexit se dilatará unos seis años
El Ibex supera el nivel previo al Brexit 
- La economía británica será la que más crezca del G7 a pesar del brexit




domingo, 12 de junio de 2016

El calendario escolar europeo de Cantabria


"España es una deformación grotesca de la civilización europea". Esta aseveración, que Valle Inclán puso hace cien años en boca de Max Estrella, personaje central de Luces de Bohemia, tiene  plena actualidad. 

En España el tiempo largo no pasa: parecemos un país incapaz de resolver los problemas de fondo como el paro, la pobreza y exclusión social, la desigualdad, el atraso científico y tecnológico...

En España, el tiempo corto tampoco pasa: No somos capaces de resolver problemas básicos como la adecuación de España al horario laboral y al calendario escolar europeo.

En 2005, el IESE presentaba el documento España en la hora europea, un libro blanco en el que se exponían los problemas derivados de las diferencias de horarios con Europa.


    El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, recibe al consejero de Educación de Cantabria,       Ramón Ruiz (2015)

Poco se ha avanzado... a pesar de que está científicamente comprobado que en España "tenemos los horarios menos flexibles de Europa" y "trabajamos más horas que el resto  con peores resultados y nuestros horarios son un lastre para la conciliación de la vida laboral y personal".

Otro tanto cabe decir del calendario escolar. En 2009, el intento de Andalucía y Cataluña de adelantar ¡¡¡unos días!!! el comienzo de curso, estuvo a punto de provocar una guerra escolar. 

Siete años después, el calendario que ha presentado Cantabria para el próximo curso -cuyo gran pecado es tratar de racionalizar y europeizar el calendario escolar- está a punto de reabrir las hostilidades.

En un país incapaz de alcanzar un Pacto por la Educación, en el que los problemas educativos no son prioritarios ante las próximas elecciones del 26-J, en el que la política de recortes no tardará mucho en pasar factura, en el que ciertos políticos hacen chanza del trabajo de los profesores... habrá que concluir que la medida adoptada por Cantabria no es la solución de los problemas educativos, pero como afirma  José Carlos Tobalina, "Es valiente el paso dado en Cantabria".

--------

Noticias relacionadas (publicadas después):
- A vueltas con el calendario escolar
-  La Concapa desconfía del nuevo calendario
- Ventajas de la flexibilidad horaria en el trabajo