miércoles, 30 de septiembre de 2015

La Europa oficial y la Europa real

"Hay que remontarse al final del franquismo para encontrar una brecha tan grande entre la España oficial y la España real" como la de ahora ( Elisa de la Nuez, 2013).

¿Está sucediendo esto mismo en Europa?


En realidad, en la Unión Europea esa brecha no es nueva:


Mucho se ha hablado del carácter elitista del proyecto europeo. A lo largo de sus más de sesenta años de historia, esa brecha entre élites y ciudadanos ha parecido acortarse o ahondarse en según qué circunstancias: Cuando las cosas van bien, esa brecha parece cerrarse.


En cambio, cuando las cosas van mal (como en las crisis del petróleo de los años 70, la de Maastricht en los años 90, el rechazo de una Constitución Europea en la década pasada, la actual crisis del euro...) esa brecha parece ahondarse.


                             Refugiados sirios intentan cruzar a Turquía 

Como muestra un (reciente) botón:  la crisis de los refugiados. El 24 de agosto, el Presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, en plena avalancha de refugiados  afirmaba que "No es necesaria una cumbre sobre refugiados".

Tres días más tarde, ante el clamor de la sociedad civil y de organizaciones no gubernamentales como Cruz Roja, Médicos sin Fronteras, Intermón Oxfam o Save the Children, la UE convoca una reunión de emergencia.

 Una vez más, "las élites políticas -tanto las de Bruselas como los gobiernos de los estados miembros- demuestran estar muy lejos del sentir de los ciudadanos a los que se supone deben representar".


Algun@s reclaman "Más Europa" para salir de la crisis. De acuerdo, si eso significa, entre otras cosas, un proyecto europeo más solidario y democrático.



---------

Noticias relacionadas (Publicadas con posterioridad):

- ¿Desaparecerá la Comisión Europea? 







domingo, 13 de septiembre de 2015

Versión europea


RTVE atraviesa momentos difíciles. Durante los últimos cuatro años -y más ahora que se aproximan las elecciones- TVE se ha ido convirtiendo en la televisión del Partido Popular. Y no es que lo diga yo, son los propios trabajadores y periodistas de TVE los que denuncian la manipulación y una "redacción paralela" en los informativos.

Las consecuencias no se han hecho esperar y los telediarios han perdido su liderazgo.



Otro tanto puede decirse de los programas de entretenimiento: Condena a "Entre todos", fracaso de los Morancos, de José Luís Moreno, de Ernesto Sáenz de Buruaga...retorno de Bertín Osborne y nos amenazan con Sánchez Dragó.

Es increíble que, en este contexto, todavía queden algunos programas que se pueden ver. Uno de ellos es Versión Europea (sábado 21:30, en La 2). Hace unos días pasaron El almirante (2008), drama histórico en torno a la figura del almirante Koltchak, brillante oficial al servicio de la Rusia zarista en el momento de la Revolución Rusa (1917).



Durante la proyección, venían a mi memoria imágenes de Doctor Zhivago (1965) y me parecía imprescindible la comparación entre ambas, tanto por el desarrollo de algunas secuencias (las penurias de los viajeros de un ferrocarril atravesando una helada e interminable Siberia), como por su temática y la relación entre sus protagonistas, que hace posible definir ambas películas como "una historia de amor con el drama de la Revolución como telón de fondo", que en El almirante,  no está descrita con la misma pasión, intensidad y lirismo de Zhivago.

En resumen, si Zhivago es la versión de la Revolución desde el punto de el ejército "rojo" (aunque, al parecer, no era esa la intención de Boris Pasternak, el autor de la novela y Premio Nobel en 1958), El almirante muestra el punto de vista del ejército "blanco" o zarista...con todas las ventajas de haber sido rodada casi cincuenta años después de la película de David Lean y casi veinticinco después de la caída del Muro de Berlín.


Después de ver la peli, cada uno se quedará con la versión de la revolución que mejor se ajuste a su ideología o a sus gustos personales. ¿O se trata de dos visiones complementarias? Lo importante es que una televisión pública siga ofreciendo espacios como Versión europea, "una apuesta destacada por el cine independiente", en el que también se han mostrado otros interesantes títulos como El hundimiento Bel ami o Secretos de Estado.